Sellar el Paro

Cobrar el paro tras una baja voluntaria

Información telefónica
Disclaimer: Sin vinculación con el servicio público estatal, esta web recopila toda la información necesaria sobre el servicio de empleo.
Información telefónica
Disclaimer: Sin vinculación con el servicio público, esta web recopila toda la información sobre las oficinas de empleo.

Si has decidido dejar tu empleo, lo que se considera una baja voluntaria, entonces no es posible cobrar el paro. Aunque técnicamente dejes de tener trabajo no tienes derecho a prestaciones ni subsidios.

Hay que tener en cuenta que para poder cobrar el paro la persona debe estar en situación legal de desempleo, es decir que el trabajador o trabajadora haya perdido su empleo por motivos fuera de su control y que no dependan de su persona. Por ejemplo, un despido, la finalización de un contrato, etc.

Por otro lado, si un trabajador se ha dado de baja voluntariamente en su empresa la relación laboral se ha terminado por decisión del trabajador y no de la empresa. En el momento en que una persona deja su trabajo de forma voluntaria no tiene derecho a recibir ningún tipo de prestación aunque tenga cotizaciones suficientes.

Cobrar la prestación por desempleo después de una baja voluntaria

El Servicio Público conoce si el trabajador se ha dado de baja voluntaria

Cuando renuncias a tu empleo, la empresa para la que has trabajado presenta un documento llamado Certificado de Empresa con el cual se comunica al Servicio Público de Empleo (SEPE) que se ha finalizado la relación laboral con el trabajador.

Al ser una baja laboral voluntaria, el certificado de empresa indica el motivo de la baja con la clave número 21. De esta manera, el Servicio Público sabe que tú has tomado la decisión de dar fin a tu relación laboral y no estás en situación legal de desempleo.

No podrás recibir el paro si te has dado de baja de forma voluntaria. Tendrás que obtener un nuevo empleo.

¿Qué pasa si no supero el período de prueba?

La Ley General de la Seguridad Social indica que el trabajador podrá solicitar el paro solamente si han pasado un mínimo de tres meses entre la baja voluntaria y el momento en que la empresa le comunique que no se ha superado el período de prueba.

Esta normativa se ha implementado para evitar que las personas que han dejado su empleo de manera voluntaria empiecen un nuevo trabajo y cesen de forma inmediata con la excusa de no haber superado el período de prueba. Por lo tanto, se puede tener derecho al paro si el trabajador no ha superado un período de prueba de mínimo 3 meses.

¿Cuánto se debe cotizar para pedir el paro?

Después de una baja voluntaria, el trabajador no pierde lo que ha cotizado en su puesto de empleo. Al haber dejado su trabajo por elección propia no se puede cobrar el paro. Una vez se ha conseguido un empleo se empieza a cotizar nuevamente. Sin embargo, para poder cobrar el paro el trabajador necesita ser despedido o que su período de prueba con mínimo de 3 meses no haya sido superado.

La única forma de tener derecho al paro es que una persona haya sido despedida de su puesto de empleo. Cada mes que se trabaja, se cotiza un porcentaje para el paro. En caso de un despido, el tiempo que se puede estar en paro se basa en los años que la persona lleva trabajando y cotizando.

Los seis primeros meses de paro el trabajador cobrará el 70% de su base reguladora. A partir del séptimo mes se cobrará el 50%. Mientras más alta la nómina de un trabajador mayor será su base cotización. A cada trabajador se le calcula el paro de forma individual y dependerá de lo que se cotizó en los últimos 6 meses.

Excepciones para pedir el paro con una baja voluntaria

En algunas situaciones excepcionales es posible cobrar el paro aunque se haya dejado el puesto de trabajo de forma voluntaria. Estos son casos excepcionales que además están regulados por el Estatuto de los Trabajadores.

Algunos ejemplos incluyen:

  • Movilidad geográfica del centro de trabajo – esto implica tener que cambiar de domicilio para acudir al trabajo o cuando se superan ciertas distancias. También si la empresa no haya comunicado el traslado con un período de antelación de 30 días. También si la nueva localización le suponga un gasto superior de lo que se recibe en la nómina.
  • Por modificaciones sustanciales del contrato laboral por parte del empresario. En este caso, si la empresa ha hecho modificaciones sustanciales se puede pedir el paro aunque la baja sea voluntaria.
  • Por impago o retraso en el pago de las nóminas. Si de forma reiterada los trabajadores no cobran.
  • Por maltrato de la mujer en situaciones de violencia de género.

Para poder demostrar alguna de las situaciones antes mencionadas es necesario contar con asesoramiento especializado y poder demostrar la causa que se alega. El SEPE tendrá que confirmar todos los datos antes de tomar una decisión.